Galletas para tod@s

Tengo que admitir que el tema galletas no es algo que me llamase la atención. O al menos no las galletas decoradas, porque aunque son muy bonitas creo que el fondant o la glasa no aportan sabor y aunque me gustan las cosas bonitas, prefiero las cosas ricas, aunque tengan menos glamour.

Cortadores

Cortadores

La semana pasada nos dimos una vuelta por Ikea y los niños vieron los cortadores de galletas y los querían para hacer galletas en casa… Cómo? Si nosotros lo que hacemos son cupcakes! El caso es que, porque la temática es más bien navideña o porque es tiempo de rebajas, los sets de cortadores estaban rebajados, y eso que nunca han sido muy caros. Así que costaba apenas nada darle un capricho a los niños. (Y esto explica porque uno va a Ikea a comprar una cosa y vuelve con al menos 3 ó 4 más 🙂 ). Lo complicado vendría después a la hora de hacer las galletas en casa.

Decidí buscar una receta de galletas de «confianza». Porque es cierto que en internet se encuentra de todo, pero si no tienes ni idea cuando luego te pones manos a la obra el resultado puede no ser el que esperas. Incluso tengo recetas de galletas en los numerosos libros de cocina. Pero pensé ¿quien es un experto en galletas? ¿Quien puede tener una receta de esas que son infalibles? Y me acordé de las chicas de Mensaje en una galleta. Parece que lo importante para conseguir unas galletas perfectas es la temperatura de la masa y que ésta no tenga aire.

Aquí tenéis el enlace a su receta: http://www.mensajeenunagalleta.com/web/2014/03/galletas-para-decorar-la-receta-definitiva/

Nosotros en concreto usamos las siguientes cantidades:

Ingredientes

Ingredientes

  • 210 gr de mantequilla
  • 150 gr de azúcar glas (glacé)
  • 1 huevo pequeño
  • 1 ½ cucharitas de extracto de vainilla (1 cucharita = 5 ml)
  • ½ cucharita de sal (para darle glamour a la receta usamos sal rosa del Himalaya)
  • 410 gr de harina

Y resumimos el proceso en lo siguiente:

  • Batir ligeramente la mantequilla
  • Añadir azúcar glacé + batir a velocidad baja poco tiempo
  • Añadir huevo + sal + extracto
  • Añadir ½ harina + batir hasta integrar
  • Añadir ½ harina + batir hasta integrar
  • AMASAR UN BUEN RATO
  • Hacer una bolo + enfriar (al menos 2 horas)
  • Estirar la masa con rodillo de niveles o similar (0.5 cm de espesor)
  • Estirar la masa muy fría + volver a enfriar
  • Cortar las galletas + depositar en bandeja de hornear
  • Enfriar de nuevo (nos saltamos este paso más que nada por impaciencia de los niños)
  • Hornear

Si habéis leído la receta sabréis que lo siguiente fue averiguar a qué temperatura y durante cuánto tiempo se hornean las galletas. Así que tras comparar varias recetas llegué a la conclusión de que 175-180 ºC parece ser una temperatura adecuada y que entre 12-14 minutos el tiempo ideal. Si tienes dudas se supone que estarán listas cuando «empiecen a dorarse por abajo». Y por supuesto, dependerá de tu horno, pero si lo conoces bien no deberías llevarte ninguna mala sorpresa.

Nivel casero = palillos chinos

Bola de masa enfriada. Lista para estirar.

El domingo nos decidimos a hacer las galletas. O al menos a intentarlo. Como viene bien explicado en la receta la masa tiene que estar bien fría (una cosa en la que todas las recetas coincidían es que la masa tiene que enfriarse al menos 2 horas en la nevera y en ocasiones toda la noche). Así que preparamos la masa, la metimos en la nevera y nos fuimos de comida dominical familiar. Para cuando volvimos nuestra masa estaba lista para ser estirada. Con la de utensilios reposteros que tenemos no teníamos un rodillo con niveles y aunque lo hubiésemos tenido probablemente habría sido pequeño. Así para dar un grosor uniforme a la masa usamos un rodillo normal y unos palillos chinos.

Palillos chinos = nivel casero.

Palillos chinos = nivel casero.

Estiramos la masa en tres placas e intercalando papel de hornear para evitar que se pegaran unas a otras las colocamos en una bandeja y de vuelta en la nevera, ya que parece que el frío es un factor bastante importante. Allí se quedaron un poco menos de una hora, porque la paciencia de los niños se agotó.

Ahora venía lo divertido de verdad. Coger la masa, usar los cortadores y hornear galletas de verdad. Este fue el resultado: hicimos varias hornadas, dos y media para ser más exactos y salieron muchas muchas galletas (veréis que hay de diferentes tamaños) y están buenísimas. Con los recortes de masa volvimos a hacer una bola, la estiramos y cortamos más galletas. Esta bola no la pusimos en la nevera, así que fue perdiendo frío. Eso no afectó al resultado final, pero tengo que decir que es algo más difícil manejar la masa cuando está más calentita, digamos que se vuelve más maleable y cuesta un poco más trasladar la galleta al tapete de hornear, especialmente si la galleta es grande. Y como veis en las fotos probamos a hornear con tapete de silicona y con papel de hornear. Nosotros no encontramos ninguna diferencia, nos salieron todas las galletas igual.

IMG_3207

IMG_3208

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al día siguiente la mayoría de galletas se fue al cole, pero nos quedamos unas cuantas para nosotros. Para conservarlas las pusimos en una lata de galletas, que parece ser el sitio ideal para su conservación y no pasaron de la merienda del lunes.

Con una experiencia así, estamos deseando hornear galletas otra vez. Y ahora que viene el frío y que apetece más quedarse en casa es una actividad muy recomendable para compartir tiempo entre niñ@s y mayores. Ya veréis que no os arrepentís. Saludos a toda@s y hasta la próxima!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s