dulce de leche

SIMPLES, pero no por ello menos DELICIOSOS


A menudo una decoración tan simple como una rosa de buttercream es suficiente.

De como los proyectos tienen identidad propia…


Muchas veces empiezas a diseñar un proyecto de cupcakes y piensas en unos colores, unos diseños, etc.Imagen Te pones manos a la obra y de repente haciendo alguna flor o algún diseño en particular éste no sale. Y  lo vuelves a intentar, y no sale. Y al final cambias y pruebas con otro diseño.

Eso ocurre en multitud de ocasiones y el resultado final no tiene nada que ver con lo que en principio tenías en mente. Y no es que ese día no sepas hacer una flor o un diseño en particular, porque ya los has hecho antes muchas otras veces; en realidad yo creo que los proyectos tienen identidad propia y que esta puede o no coincidir con el diseño que pensaste en principio.   Imagen

Justo eso pasó con el último proyecto; salvo los colores, que sí eran los ideados inicialmente, el resto no tiene nada que ver con la idea original. Pero, el resultado me encantó. No os podéis imaginar la guerra que me dieron esas florecitas; pero claro yo no me di cuenta de que en realidad quedaban mucho mejor con el resto del conjunto que las que intenté hacer hasta en tres ocasiones.

En esta ocasión para un cumpleaños. Y para acertar con el sabor: doble chocolate con buttercream de dulce de leche y vainilla con buttercream de limón y lemoncurd.