málaga

Crunch de merengue

Una tarta diferente… crunch de merengue relleno de nata con fresas y limón.


Esta es una tarta en la que se combinan diferentes técnicas ya que incluye bizcocho de yemas (yellow cake), merengue, fresas con nata y crema de limón (lemon curd).

Para optimizar el tiempo de preparación el orden para la elaboración sería el siguiente:

1 Lemon curd – Crema de limón

2 Bizcocho de yemas – Yellow cake

Yellow Cake – Bizcocho de yemas

3 Merengue

4 Nata con fresas

Es una tarta por capas y sería como un sándwich que empieza y termina con una capa de merengue con almendras, seguidas de una capa de bizcocho de yemas. Y en el centro – a modo de relleno del sándwich – irían las fresas con nata y el lemon curd.

El trabajo que lleva merece la pena porque el resultado es una maravilla de tarta – una combinación de texturas y sabores nada común.

Ni que decir tiene que es una tarta delicada ya que el merengue se hincha al hornearse y se desinfla después, por lo que siempre habrán algunas grietas. Hay que manipular la capa superior de merengue con mucho mimo para que las grietas sean las mínimas.

🎂🎊 FELICIDADES AL CUMPLEAÑERO 🎂🎊

La mejor tarta de zanahorias


Una tarta densa y jugosa. Con relleno y cobertura de queso mascarpone con nata infusionada con té de naranja y canela. Esto es un relleno/cobertura ligero pero con cuerpo para poder darle forma con manga pastelera.

Cupcakes de Navidad


Ya sólo me falta hornear unos Cupcakes para hacer el Belén más dulce de esta Navidad.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/6ef/45876981/files/2014/12/img_2925.jpg

Reyes Magos


Es posible que consiga terminar el proyecto navideño. Así va Baltasar. Buen día a tod@s!

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/6ef/45876981/files/2014/12/img_2808.jpg

Chocolate blanco y rosas con buttercream de chocolate blanco. Normal y mini.


IMG_2273.JPG

Mini Cupcakes … Un detalle para compartir en el cole


Hace tiempo que compré unos mini moldes para hacer mini cupcakes. Y también sus correspondientes cápsulas. Estaba decidida a hornear esos deliciosos dulces en versión «bocado» para ocasiones especiales y también para aquellos que sienten remordimientos por comerse un cupcake entero de tamaño normal… Al pensar en el proceso a seguir «colocar las mini cápsulas en los mini moldes, rellenar las mini cápsulas, hornear ¿por cuánto tiempo? porque está claro que se harían antes, …» se me quitaron todas las ganas y todo el material se quedó guardado en el baúl de los recuerdos, esperando una ocasión que mereciera la pena el esfuerzo. Mirad el tamaño de los mini-moldes, aquí están al lado de las cucharitas de medir de 5ml y 15ml.

ImagenY la ocasión llegó. Alessia cumple hoy 4 años y al preguntarle la semana pasada qué quería llevar al cole para compartir con sus amigos me dijo «cupkeips»… sí ella lo dice así, es una ricura. Pensé entonces en hacer mini-cupcakes, considerando que su tamaño sería ideal para un «aperitivo» para niños en el cole y también para ponérselo fácil a la profesora … nada de cortar tarta , buscar platos y esas cosas. Los mini-cupcakes son raciones listas para repartir y comer… y todo el mundo contento.

Lo mejor del proceso ha sido prepararlos con ella; el martes hicimos las decoraciones y ella disfrutó de lo lindo estirando su fondant, usando los cortadores y por supuesto, haciendo el control de calidad 🙂 Ayer volvió del cole diciendo que le había contado a todos sus amigos que hoy llevaría «cupkeips»…

Imagen

Ayer tarde horneamos los cupcakes: el sabor del bizcocho lo elegí yo, de vainilla de Madagascar, un sabor suave y delicado y al que los niñ@s están acostumbrados y el sabor del frosting lo eligió Alessia, de fresa. Elegí la receta para hacer 8 cupcakes normales, estimando que saldrían entre 20 y 24 mini cupcakes dependiendo del tamaño de las cápsulas.

Imagen Opté por usar 2 de los 3 tamaños de mini-cápsulas que tenía y aquí podéis ver el resultado.

Imagen

El único inconveniente que quedaba por solucionar era ¿cómo hacer para que ella los transportara y que los cupcakes llegaran intactos al cole? … Pensando, pensando, … dimos con la mejor solución: un cartón de huevos. Ideal porque cabe un mini cupcake en cada hendidura y la tapa deja espacio para que no se estropeen ni la crema ni las decoraciones.

ImagenHoy se ha levantado preguntando dónde estaban sus «cupkeips» y se ha ido entusiasmada al cole al ver su paquetito. Daría cualquier cosa por verles hoy en el cole a través de un agujerito o siendo invisible! Los imagino a todos arremolinados alrededor del paquete eligiendo de mariquitas, abejitas o mariposas y espero sinceramente que les gusten. ImagenAlessia este post va por tí, FELIZ CUMPLEAÑOS TESORO.

Ya casi es PRIMAVERA


Mariquitas...

De como los proyectos tienen identidad propia…


Muchas veces empiezas a diseñar un proyecto de cupcakes y piensas en unos colores, unos diseños, etc.Imagen Te pones manos a la obra y de repente haciendo alguna flor o algún diseño en particular éste no sale. Y  lo vuelves a intentar, y no sale. Y al final cambias y pruebas con otro diseño.

Eso ocurre en multitud de ocasiones y el resultado final no tiene nada que ver con lo que en principio tenías en mente. Y no es que ese día no sepas hacer una flor o un diseño en particular, porque ya los has hecho antes muchas otras veces; en realidad yo creo que los proyectos tienen identidad propia y que esta puede o no coincidir con el diseño que pensaste en principio.   Imagen

Justo eso pasó con el último proyecto; salvo los colores, que sí eran los ideados inicialmente, el resto no tiene nada que ver con la idea original. Pero, el resultado me encantó. No os podéis imaginar la guerra que me dieron esas florecitas; pero claro yo no me di cuenta de que en realidad quedaban mucho mejor con el resto del conjunto que las que intenté hacer hasta en tres ocasiones.

En esta ocasión para un cumpleaños. Y para acertar con el sabor: doble chocolate con buttercream de dulce de leche y vainilla con buttercream de limón y lemoncurd.